jueves, 15 de mayo de 2014

EN EL ESTUDIO DE ANALILEN

Fin de la Feria de Abril. Es  lunes y la fiesta ha terminado. Sevilla nos recibe con altas temperaturas y viento cero. Será porque ya estamos en mayo ó porque por encima de sus tópicos esta hermosa ciudad tiene un calor especial. Luminosa, elegante y andaluza.
En castellano y en élfico, quien hace realidad un sueño sin duda tiene suerte: Analilen. El proyecto común de dos hermanas, Lourdes y Sibi Montes, que generosamente nos muestran desde su atelier en el centro de Sevilla.
 Las vocaciones más puras son las que nacen en la infancia, con la frescura de quien observa los oficios de los mayores para imitarlos, primero torpemente y después con naturalidad y destreza. Porque su abuela tenía un taller de costura: vestidos de novia y trajes de gitana para sevillanas de talle esbelto y porte elegante.
Ellas son muy jóvenes y empiezan un camino ilusionante con convicción y pasión.  Su filosofía es sencilla y diáfana: cada novia merece la exclusividad. Aquella que se acerque a su estudio sabe que para ella se va a crear el vestido que la haga sentir única, cómoda, personal y segura el día de su boda. “Que no se sienta disfrazada”, en palabras de Sibi. Eso sí, para todas ellas las mismas premisas : un buen corte, el mimo en los detalles, los acabados perfectos, la calidad en los tejidos.
Se respira cercanía y familiaridad en el estudio recién estrenado. Su decoración en suaves tonos melocotón, rosa, blanco y madera tiene un aire sutil y romántico, nada empalagoso. Tras la sencilla mesa de trabajo, fotografías de novias de revista en color y en blanco y negro. Se nota que quien las ha seleccionado no lo ha hecho al azar y tiene una habilidad especial para encontrar lo exquisito y lo diferente. Junto a las instantáneas llaman la atención los bocetos dibujados por las hermanas, por su trazo fluido y su profesionalidad. La unión en un papel de la creatividad y la técnica aprendida para vencer el vértigo ante la hoja en blanco.
En un pequeño baúl guardan delicadas muestras de todo tipo de encajes, bordados y pasamanería cuidadosamente escogidos. Se implican directamente en la elección de los tejidos: materiales naturales de caída impecable, algunos incluso adquiridos en lugares tan dispares como París ó Laos. Con todos ellos han materializado su primera colección, ocho vestidos que pudieran parecer una analogía con el omnipresente símbolo NO8DO  de Sevilla, la madeja en forma de este número ya mágico para Analinen, redondo y perfecto como su trabajo de presentación. 
Explica Sibi con entusiasmo que, por la magnitud de la tormenta de ideas en sus cabezas y el deseo de plasmarlas hubieran podido ser muchos más, pero de momento es suficiente para entender y admirar el estilo y la filosofía de la nueva firma: siluetas muy femeninas, en ocasiones con un toque retro y vintage; escotes cerrados y cortes arquitectónicos; tejidos de gasa, seda, tul, organza, crêpe, con caída natural y equilibradas colas; faldas abullonadas, con flecos tornasolados, toques de color en rosa y suave melocotón para las más originales, deliciosos tocados y velos.
El tiempo de ejecución de un vestido es variable, nunca más de uno ó dos meses. Desde el primer día ellas se implican en todo el proceso, atendiendo a las necesidades y las ilusiones de cada novia personalmente, y guiándola en el camino de la creación. Modistas expertas esculpen los tejidos sobre cada silueta, miman los detalles, ajustan las medidas y perfeccionan los acabados
Un trabajo artesanal con el sabor de los oficios antiguos y elegantes y la frescura de dos jóvenes valientes: Lourdes y Sibi. Porque el estilo es el porte, la sencillez y el buen trato

Analilen, la suerte está de vuestro lado.

ANALILEN:
http://www.analilen.com/













2 comentarios:

  1. Nada como sentirse única! Me fascinó tu artículo♥

    Lakshmi in Trance

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias, Diane !!. Tú también eres fascinante, un beso.

    ResponderEliminar