lunes, 8 de septiembre de 2014

EFECTO VELO

Un océano de transparencias inunda temporada tras temporada las pasarelas, con el encanto sutil del efecto velo. Y es en este universo traslúcido donde el encaje se convierte en el máximo exponente de la insinuación. El verano es la estación ideal para lucir ligeros vestidos a medio camino entre la lencería más sensual y el romanticismo naif de la moda ad lib.

En la más oscura tonalidad, el negro, este vestido de hace ya unos cuantos años de la marca C&A en suave encaje sobre fondo de algodón se convierte en la prenda más cómoda, fresca y versátil para disfrutar de estos días de septiembre tan estivales aún, además de luminosos y evocadores


ALBERTA FERRETTI, primavera-verano 2014


DOLCE&GABBANA, primavera-verano 2014


Fuente: VOGUE

No hay comentarios:

Publicar un comentario