lunes, 9 de diciembre de 2013

TEXTURAS

 
 El invierno llega avasallador sin haberle permitido siquiera al otoño presentarse amablemente. Y la piel de repente siente pereza de cubrirse con texturas y colores que la resecan y alejan de la brisa del verano reciente. Pero cuando se acostumbra celebra el tacto cálido de las lanas, el abrazo de los cuadros austeros y el aroma a leña quemada que acaba sonrojando las mejillas.
 Es outfit ó sólo sueña con serlo, pero espero que huela a campo, a frío, a calor, a color granada y a cuento de brujas.
 


























LA INSPIRACIÓN:

 
Verónica Beard, Invierno 2014
 

 
Steven Alan, Invierno 2014
Fuente: VOGUE.

2 comentarios:

  1. Huele a todo eso, desde luego, y también a buen hacer y a ese perpetuo asombro mío cada vez que contemplo tus posts (que son mucho más, bien lo sabes.....). Genial idea la de calidez rústica que recreas y sólo puedo disentir en tu apego a las lanas, yo no lo tengo... Todas me pican ( o casi), independientemente de su calidad..... Eso sí, el abrazo amoroso de los tejidos antialérgicos y antipicor (haberlos haylos) es .... un placer invernal..... uno de ellos, al menos....., sólo superado por el del café caliente, si atendemos a mis personales gustos...... Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pilar, en el fondo con la lana me pasa lo mismito que a ti...tampoco la soporto, porque me acaloro enseguida !!. Pero me gusta porque es un tejido puro. Me encanta que te guste la recreación, un beso !!

    ResponderEliminar