miércoles, 22 de enero de 2014

DE VINO Y ROSAS


Literalmente y reviviendo la eclosión de los estampados florales más propios de la primavera, me sumerjo en una atmósfera bucólica, cargada de romanticismo, donde el color del vino es el hilo conductor. Burdeos, burgundy ó simplemente granate, la chaqueta XL de punto envuelve la silueta etérea y atemporal del vestido de gasa. Las rosas, en tonos grana y verde, tiñen toda esta prenda, como las uvas en un cesto en el momento de su envero.








INSPIRACIONES:

                                        

Antonio Marras. Invierno 2014.         Roberto Cavalli. Invierno 2014.
Fuente: VOGUE.


2 comentarios:

  1. No sé por qué me recuerdas a Frida Khalo... Triste película de grandes actores, con esos finales tristes que se asemejan demasiado a la propia vida. Abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pilar !!...el final triste fue un gripazo que me ha tenido grogui. Afortunadamente, parece que ya pasa. Un beso.

    ResponderEliminar