jueves, 30 de enero de 2014

CORRIENTE DE AUSTERIDAD


Comenzamos a ver de nuevo la luz al final de una semana oscurecida por una tremenda gripe. De momento, me reincorporo con austeridad, en el cuerpo y en sus vestiduras. Recuerdo haberme comprado hace muchos años este maxi vestido de Zara que me enamoró por su reducidísimo precio en rebajas y sobre todo por su corte sobrio, elegante y místico.

Que la moda es atemporal lo demuestra el hecho de que mucho tiempo después de aquella compra esté plenamente de actualidad el concepto de ingenuidad transmitido por los cuellos blancos cerrados, dispuestos sobre todo tipo de tejidos, texturas y colores. Pueden compartir protagonismo con complementos debidamente escogidos para no hacerle sombra: 
camafeos, broches, sortijas.

Me permito la licencia de ocultar bajo la negra tela de crèpe unas botas con aire folk y fronterizoEntre señorita y gótica, bien podría parecer también una estampa surgida de una secuencia de El Piano.







SEMEJANZAS:




El Piano, Jane Campion.
http://www.blogdecine.com
http://delobuenounpoco.com





3 comentarios:

  1. Vaya, te acabo de dejar un comentario que se ha autodestruido, pero el contenido resumido del mismo es que este vestido pertenece a la categoría de prendas que no embellecen. La mística debe ser amable y elevarnos.... pienso, pero tu modelo, propio del ama de llaves de la película "Rébeca", nos subsume en una oscuridad poco religiosa y nada amorosa.... Eso sí, provoca, es una prenda, en realidad, hecha para provocar, en este caso por un lado diferente del más socorrido y habitual... justo por el lado contrario. Besazos y feliz regreso de la gripe...!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja....Pilar, a mí el vestido me encanta !!. La línea, el cuello blanco............debo de tener algo de hitchcockiana. Provocador desde luego no lo es. Gracias de verdad por tu sinceridad. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Oh, ya sabes que esto es una conversación amable, pero sí es provocador... por lo tenebroso (a pesar de tu amor de dueña es tenebroso) y el rigor de sus líneas. Ya sabes que provocar es un amplio concepto que incluye suscitar ideas que se salen de los parámetros corrientes. La vestimenta que llevamos puede resultar provocativa porque inspire eso, ideas poco habituales. En un salón con muchas personas, pocas veces vemos outfits que nos llamen la atención por su extrema contención pelín oscura... por eso, provocarías.... llamarías la atención no por tu sexualidad o por tu enfrentamiento a las reglas vigentes, sino por ese aura de ¿mala...? ..Bss!!

    ResponderEliminar