miércoles, 25 de septiembre de 2013

NO ES EL MES DE LAS FLORES


Ya sé, ya sé que acabamos de abandonar el verano, para dar la bienvenida al otoño, época en la que aparentemente dejamos atrás los colores frescos y líquidos…. las flores. Pero, personalmente siento especial atracción por la época otoñal, no hay nada igual a la luz de septiembre, los colores son puros, las sombras arrojadas se proyectan a la perfección definiendo las siluetas de nuestro entorno natural más inmediato. Y la naturaleza, la naturaleza adquiere las tonalidades oníricas y bucólicas del mejor estampado.
Hoy os presento una joya de mi armario vintage, un precioso vestido estampado en tonalidades verdes naturaleza y frambuesa, que me recuerdan los árboles y el jugo de las moras que veía en el huerto de mis abuelos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Soy una apasionada de mezclar estampados, desde siempre he considerado que el complemento perfecto de una prenda estampada es otro estampado. Ya sé, ya sé, que aparentemente puede interpretarse como contrario a las reglas de estilo de toda la vida, pero no hay nada que estimule más la vista que distintos estampados complementarios dispuestos en armonía.


     

En mi propuesta combino un precioso vestido con estampado floral, semitransparente, con cuerpo drapeado y escote palabra de honor, que marca la silueta; parte inferior abullonada, con mucho volumen y altura por encima de las rodillas.
Lo he acompañado de una chaquetita de terciopelo acolchada, en una intensa tonalidad frambuesa, color que tanto me gusta últimamente hasta el punto de haberse convertido en el rey de mi pantone personal.


 
 
     Medias florales en varios tonos.

     Zapatos bicolor fresa-verde.
 

 
DÓNDE LO ENCONTRÉ
 
Vestido: en una tiendecita (creo que ya no existe) en el Rastro de Madrid.
Zapatos: marca Destroy, entre los outlets de una zapatería del centro de Madrid.
Chaquetita: modelo años 80, de mi madre.
Medias: Marie Claire, colección de hace unos cuantos años.
 
INSPIRACIÓN
 
Vestidos de las últimas colecciones de  Giambattista Valli y el gran Oscar de la Renta.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario